Si la Historia Militar o de las Fuerzas de Seguridad, te apasiona. Si la Militaría es tu afición. Si quieres conocer la Historia, sin valorar ideas ni convicciones políticas, sin tendencias, sin manipulaciones. La Historia Militar, sólo la vivida por sus principales protagonistas, los SOLDADOS que la han padecido.



Seguro que te gustará este Blog



TODOS LOS DÍAS...Y TAN SÓLO EN UNA ÚNICA PÁGINA. PODRÁS CONSULTAR: NOTICIAS PUBLICADAS EN LOS DISTINTOS MEDIOS, HISTORIA,
EFEMÉRIDES, PROTAGONISTAS, ANÉCDOTAS, FRASES......¡TODO SOBRE LA HISTORIA MILITAR!




lunes, 26 de junio de 2017

CAZA DE NAZIS EN CHILE

Cómo cazaron a los nazis en Chile durante la Segunda guerra mundial

Notapor Marklen » 23 Jun 2017 18:40

El Departamento 50 operó entre 1939 y el fin de la II Guerra Mundial. Los documentos de sus operaciones, que eran confidenciales, estaban celosamente guardados, pero la policía los dono al Archivo Nacional.


Resultado de imagen de Cómo cazaron a los nazis en Chile durante la Segunda guerra mundial


A principios del 40, cuando la Segunda Guerra mundial se encontraba en su apogeo, Alemania hacia famosa su potente estrategia bélica con la Blietzkrieg, la guerra relámpago contra, Francia, Noruega, Dinamarca, Bélgica y Luxemburgo, y el conflicto se trasladaba hacia el Mediterráneo y África del Norte; en Chile dos hechos, Inquietaron al gobierno de Pedro Aguirre Cerda (1) y la policía de Investigaciones (actualmente conocida como PDI).

Fotografias daban cuenta de un intenso entrenamiento paramilitar dirigido a jóvenes descendientes de alemanes en Puerto Varas (2) y la Armada logro establecer que sus comunicaciones estaban siendo interceptadas por grupos nazis.

En 1941, entonces, Jorge Garretón, director de la PDI de la época, le encomendó la creación de una Sección Confidencial Internacional al comisario Hernán Barros Bianchi, que tenía por objetivo desarticular las redes nazis en Chile. Le entrego una oficina y un anexo telefónico, el 50. Y desde ese momento se le conoció como el Departamento 50.

Pronto las actividades del Departamento 50, compuesta de 22 hombres, comenzaron a arrojar resultados.

Se estableció que existían asentamientos de colono que se habían ubicado en el extremo sur de Chile (3) y Argentina, y que el objetivo final era el control del Estrecho de Magallanes, la segunda ruta marítima más transitada en loa época.

La misión del D50 se extendió hasta que acabo la Segunda Guerra Mundial, en 1945, y los detalles de sus investigaciones fueron almacenados en 9 cuadernos de investigación judicial, los que fueron celosamente archivados para resguardar la confidencialidad de la operación, hasta este jueves (22 de julio 2017).

La PDI dono todos y cada uno de los documentos y fotografías ligadas a la existencia del Departamento 50 al Archivo Nacional.

Héctor Espinosa, director general de la PDI, aseguró que el departamento 50 es un hito en la institución, pues “esto inicio el trabajo de inteligencia en Chile. Se estableció que había dos anillos de espionaje y sabotaje en este país, e infiltración en Chile y Latinoamérica. A través de la Interpol se logro compartir información con los demás países y agrego que otra de las misiones que tenía el grupo nazi era destruir el Canal de Panamá.


Volviendo a los detalles de la operación del D50, sus archivos se decantan en esas dos grandes diligencias conocidas como PYL y PQZ. La primera era una estación de radial alemana, con base en Quilpué, desde donde se transmitían mensajes criptografiados a Alemania con detalles y movimientos de buques mercantiles de países aliados.

Gracias a la segunda, en tanto se detuvo a una veintena de personas. Entre ellos a un sujeto llamado Guillermo Kunsemuller, quien había nacido en Antofagasta y estudiado aviación en Hamburgo. Luego volvió a Chile y logro enrolarse en la FACH (4), pero era espía.

También se hace referencia a un tipo de apellido Heinecke, quien había escondido cientos de documentos y dinero en efectivo. O el relato de cómo pillaron al subcomisario Armando Céspedes, quien avisaba de los movimientos policiales al grupo. Fue expulsado de la policía acusado de alta traición a la patria.


Articulo escrito por Francisco Nuñez para Las Ultimas Noticias

2GM

CUANDO RUSIA ESTUVO A PUNTO DE SUCUMBIR ANTE EL EJÉRCITO ALEMÁN

Rusia desclasifica archivos secretos que revelan por qué estuvo a punto de sucumbir ante los nazis

Notapor abhang » 23 Jun 2017 18:15

A 76 años de la invasión alemana, el Ministerio de Defensa publicó los testimonios registrados en 1952 para indagar las razones de la debacle del Ejército Rojo en su peor momento de la Segunda Guerra Mundial. Mala preparación, misteriosos sobres rojos y atroces masacres a ritmo de las orquestas fuera de tiempo.

 Resultado de imagen de OPERACIÓN BARBARROJA



El Ministerio de Defensa de Rusia desclasificó este jueves pasado documentos redactados en la década de 1950 que dan cuenta del calamitoso estado del Ejército Rojo al momento de intentar repeler la invasión nazi de junio de 1941, cuando se cumple el 76° aniversario del hecho que marcó el curso de la Segunda Guerra Mundial.

Se trata de una serie de informes encargados por los militares soviéticos tras la victoria para determinar los errores cometidos en los primeros días del conflicto, cuando la maquinaria bélica nazi lanzó el ataque más destructivo en la historia de la humanidad. Parecía que nada podía detenerla.
La tarea fue encomendada en 1952 al general Aleksandr Pokrovsky, director de ciencia e historia en el Ejército soviético, quien lideró un equipo de recolección de datos y testimonios sobre el estado de las fuerzas militares al momento de la invasión, según destacó la cadena rusa RT.

Infobae indagó en los documentos en los que diferentes comandantes responden preguntas sobre el nivel de preparación, el control sobre la tropa y la respuesta al ataque de los alemanes y sus aliados.
"Uno puede juzgar la sorpresa del inicio de la guerra por el hecho de que un regimiento de artillería, que había sido transportado por tren a la estación Shulai en la madrugada del 22 de junio, pensó que el bombardeo de nuestros aeropuertos marcaba el inicio de maniobras de entrenamiento", dijo el general Pyotr Sobennikov, comandante del 8° Ejército en el Báltico.


En esos primeros días de la invasión, la fuerza aérea alemana, la Luftwaffe, arrasó con las unidades de primera línea de su par soviética y dejó a la tropas sin apoyo aéreo, en especial en la zona de Sobennikov.

2GM 

PERÓN Y ARGENTINA REFUGIO DE NAZIS

No es extraño que un anticuario de Olivos tenga 75 piezas nazis. Las localidades de Vicente López, San Fernando y Tigre fueron el asilo preferido de los criminales de guerra que ingresaron a Argentina durante el primer peronismo.


Rodolfo Freude y Juan Domingo Perón


De ningún modo es una casualidad que un anticuario de la zona norte de la provincia de Buenos Aires tenga en su poder 75 piezas con simbología del régimen nazi. Vicente López, Florida, San Fernando, Tigre fueron refugios para buena parte de los criminales de guerra, miembros de la SS y del partido nazi que vinieron a la Argentina desde 1946, cuando Juan Domingo Perón ganó las elecciones presidenciales, en parte, gracias al respaldo del empresario Ludwig Freude, considerado por entonces el alemán más influyente, incluso más que el propio embajador Edmund von Thermann.

Freude había conocido a Perón cuando éste revistaba en la Agrupación de Montaña de Mendoza, luego de haber pasado tres años en el lado Eje de Europa, tomando contacto con el fascismo y el nazismo en forma personal, y acompañando la avanzada alemana sobre Francia. En su libro El cuarto lado del triángulo, el profesor canadiense de historia latinoamericana Ronald Newton, escribió que "debido a que una de las especialidades más lucrativas de la Compañía General de Construcciones de Freude era la construcción militar, había desarrollado amplios contactos en el Ejército", incluyendo el joven Perón, ya que estaba construyendo una ruta entre San Juan y Mendoza.


Cuando el Eje cayó derrotado, y el agregado de negocios de la embajada norteamericana, John Cabot, le pidió al presidente de facto Edelmiro Farrell que extradite a Freude (considerado en Estados Unidos un agente nazi), se dispuso su expulsión. Pero el empresario presentó una solicitud urgente de naturalización, buscó defenderse legalmente y pudo zafarse.

2 GM 

EL HÉROE ESPAÑOL QUE EVITÓ UNA MATANZA EN MALI



Amigos y familiares de las víctimas del atentado de Mali les rinden...
Amigos y familiares de las víctimas del atentado de Mali les rinden homenaje en el complejo atacado. Michele CattaniAFP


DUNKERQUE PROXIMO ESTRENO EN ESPAÑA



La cinta retrata uno de los sucesos más increíbles e inexplicables de la Segunda Guerra Mundial



La última película de Cristopher Nolan se adentra en el género bélico, aunque como siempre ocurre en el cine del británico, lo hace de una forma peculiar tanto desde la forma como desde el contenido. La cinta, tal y como ha avanzado el propio cineasta, tendrá una estructura compleja, con tres puntos de vista en la narración: tierra, mar y aire. Además, el director retrata la Segunda Guerra Mundial a través de uno de sus episodios más fascinantes y extraños: la evacuación de Dunkerque, una historia real que sobrepasa los límites de la ficción.
Imagen de «Dunkerque», de Cristopher Nolan
Imagen de «Dunkerque», de Cristopher Nolan
El mismo Hitler aprobó la decisión, considerada uno de los grandes errores de la contienda
En 1940, en plena Segunda Guerra Mundial, una playa francesa se convirtió en una ratonera para más de 300.000 soldados aliados (británicos, franceses y belgas). En el mes de mayo de ese año, las tropas alemanas campaban a sus anchas por el territorio belga, avanzando imparables hacia el oeste. El ejército aliado no lograba frenar el impulso nazi, que llegó hasta Francia. En esta tesitura, las tropas aliadas quedaron atrapadas en las playas de Dunkerque, ciudad a la que las fuerzas de Hitler llegaron el día 23 de mayo. En vista del desastre que se avecinaba, el gobierno británico comenzó a idear planes de evacuación.
Sin embargo, en esta situación límite, ocurrió lo imposible, un deus ex machina real: con todo a su favor, el ejército alemán, comandeado por von Rundsted, decidió detener el avance de sus soldados. El mismo Hitler aprobó la decisión, considerada uno de los grandes errores de la contienda. Los historiadores barajan varias hipótesis para explicar esta estrategia de retrasar el ataque (escasez de suministros y munición, necesidad de esperar a la infantería o incluso el deseo de Hitler de no humillar a los británicos para un futuro acuerdo de paz con ellos), pero lo cierto es que fue una gran ventaja para los aliados.
Las tropas aliadas estaban encerradas, pero este parón les dio una oportunidad de oro que no desperdiciaron. Así, el 26 de mayo comenzó la evacuación de sus efectivos en una maniobra que bautizada como Operación Dinamo. Desde ese día hasta el 2 de junio, más de 300.000 hombres consiguieron escapar de la ciudad ante el constante fuego de las baterías y los aviones alemanes. Lo hicieron por mar con el apoyo de la marina británica. La maniobra fue un éxito rotundo: las previsiones de los altos mandos eran de rescatar tan solo a 50.000 personas. Desde aquel día, lo sucedido también se conoció como el Milagro de Dunkerque.
ABC

EL SAQUEO ROMANO DE ESPAÑA

Así saqueó el Imperio romano el oro y la plata de Hispania, el mayor tesoro secreto de la Antigüedad

Plinio el Viejo habla de una abundancia en Hispania de oro, plomo, hierro, cobre y plata «que no se daba en ninguna parte del mundo». Para hacerse con estos metales se aplicó en algunas ocasiones una suerte de «fracking», que prácticamente partía en dos algunas montañas
A través de este mapa interactivo eleborado por Luis Cano se pueden examinar las minas romanas a lo largo de la geografía europea y la naturaleza de cada yacimiento
  • s
MINAS EXPLOTADAS POR EL IMPERIO ROMANOPincha sobre los puntos para conocer más información. Fuente: Pleiades. Gráfico: Luis Cano/ABC




Entre las muchas teorías sobre el origen etimológico de la palabra Hispania, una de las que más fuerza cobra hoy en día es que proceda de «I-span-ya», que se traduce como tierra donde se forjan metales, ya que «spy» en fenicio (raíz de la palabra «span») significa batir metales. Lo cual no sorprende dada la fama de las minas de oro, plata y cobre de la Península Ibérica, que atrajeron de forma hipnótica a griegos, fenicios, cartagineses y romanos.

Objeto de deseo para Grecia

Las poblaciones griegas y fenicias en la península vinieron buscando de forma indisimulada los metales preciosos que aquí abundaban. El escritor griego Ateneo ya había advertido en el siglo III a.C. sobre la riqueza minera de la zona más occidental bañada por el Mediterráneo. Desde sus colonias en la costa mediterránea, estos pueblos establecieron enclaves comerciales desde los que compraban metales a los distintos pueblos prerromanos. Como muestra de que el oro abundaba, los hombres de Celtiberia acostumbraban a portar unos brazaletes de oro llamados «viriae».
Los herederos naturales de los fenicios, los cartagineses, continuaron la explotación de estos recursos mineros y se valieron de las posibilidades materiales y humanas de este territorio para sostener sus sucesivas guerras contra la República Romana. Cuando el gran Aníbal Barca, cuya madre era ibérica, encabezó su célebre marcha sobre los Alpes hacia Roma lo hizo partiendo desde España y con numerosas unidades procedentes de este territorio.



Teatro romano de Cartagena. Siglo I a. C.
Teatro romano de Cartagena. Siglo I a. C.

En Carthago Nova, ciudad fundada por el general cartaginés Asdrúbal el Bello, yerno de Aníbal, se hicieron claves los yacimientos de plomo argentífero en los que trabajaban 40.000 obreros, en una extensión de varios kilómetros cuadrados. El geógrafo griego Estrabón en su obra «Geografía» describe –gracias al testimonio de Polibio– cómo se extraía este plomo y el enorme rendimiento, 25.000 dracmas, que generaba cada día en beneficios. Las condiciones en las que trabajaban los mineros eran penosas y sus turnos maratonianos (se trabajaba tanto de noche como de día) quedaban marcados por la duración de las lámparas de aceite con las que se alumbraban.
Roma llegó poco después. Los romanos no acudieron a España para conquistarla, como hicieron con numerosos territorios a lo largo de su historia, sino para combatir precisamente contra Cartago. Además del interés militar, Roma planeó reconstruir el imperio económico griego a través de la Península, rica en recursos que en Italia escasean (oro, plata, cobre y hierro), así como en materiales para la construcción naval: madera y esparto.
El oro de Macedonia (también señalado en el mapa) que había financiado las guerras de Filipo II y Alejandro Magno estaba ya bajo mínimos y, salvo unos pocos filones de oro localizados en los Alpes y de azufre cerca de Roma, Italia carecía de grandes yacimientos mineros y envidiaba la calidad de las espadas celtíberas (las minas hispanas más famosas de hierro estaban en Cantabria). Estas armas eran capaces de realizar grandes cortes de un único tajo gracias al hierro aquí presente. El mapa del proyecto Pleiades muestra minas de este material en Cabo de la NaoValdestrada, Cerro de la Mina, Zambujal, Serra dos Monges, Somorrostro y Cabeço de Mua.

Más metales preciosos que en ninguna otra parte

En base a un minucioso trabajo de Ancient World Mapping Centerel Stoa Consortium y el Institute for the Study of the Ancient World, que han delimitado todos los yacimientos romanos conocidos en el mundo; en ABC Historia hemos podido cuantificar el número de minas presentes en la Península Ibérica y comprobar su importancia en comparación con otros puestos alrededor del Imperio romano. Frente a las 32 minas de lo que hoy es Rumanía –también clave para los romanos–, España (23) y Portugal (11) suman un número de minas de oro superior a cualquier otra provincia romana. Por su parte, entre minas de oro, plata y cobre España contó con 83 zonas de explotación de origen romano, más que ningún otro territorio del mundo.




De esta forma, la República romana y posteriormente el Imperio emplearon las minas fenicias y abrieron nuevas explotaciones para convertir a Hispania en el más dorado foco de todo el mundo antiguo. Al igual que los conquistadores españoles en América y su obsesión por «El Dorado», la leyenda sobre la abundancia de metales brillantes hinchó la imaginación de los escritores del periodo. Es el caso del relato de un incendio en un monte boscoso de Turdetania, en Hispania Ulterior, que al extinguirse dejó supuestamente expuestos kilómetros de plata fundida saliendo a borbotones. Y sin duda, la calidad y abundancia del oro y la plata hispánicas no tenían igual en aquel periodo. Las cuencas de los ríos Tajo, Genil, Duero y Miño permitían recabar pepitas de oro sin apenas esfuerzo.
La explotación intensiva de las minas condujo a la invención de un método de que prácticamente partía en dos algunas montañas
Plinio el Viejo habla de una abundancia en Hispania de oro, plomo, hierro, cobre y plata «que no se daba en ninguna parte del mundo». Como prueba de su calidad –advertía este militar, gobernante y escritor– la corona de oro, de 7.000 libras de oro, con la que el Emperador Claudio celebró su triunfo sobre Britannia procedía de Hispania Citerior. Este mismo autor aclara que a las bolitas pequeñas de oro se las llamaba baluca o «balux», mientras que a las de 10 libras o más se las designaba «palaga» o «palacurna». También distingue hasta tres métodos de extracción del oro: el lavado de las arenas, la explotación de los filones mediante pozos y galerías y un método revolucionario llamado «ruina montium», una suerte de «fracking» del periodo.
La explotación intensiva de las minas condujo a la invención de este método que prácticamente partía en dos algunas montañas. Uno de los casos más conocidos de esta extracción agresiva llamada «el ruina montium» se aplicó en los yacimientos de oro de Las Médulas (El Bierzo, León). Esta compleja técnica consistía en la excavación en las montañas de galerías y pozos sin salida exterior. Después, a través de una extensa red de canales se conducía agua por las galerías para que la presión derrumbara parte de la montaña. Entre el barro resultante era más fácil dar con las pepitas de oro.
«Con galerías llevadas a largas distancias, en el hueco de la montaña, estas minas se agrietan de repente, y el deslizamiento de las tierras entierra a los trabajadores. Si bien puede parecer menos imprudente recoger perlas y coral en las profundidades del mar, ¡hemos sido capaces de hacer la tierra más mortal que el agua!», explica Plinio el Viejo sobre los riesgos a los que tenían que exponerse los mineros en Las Médulas, la mayor mina de oro descubierta de todo el Imperio Romano. La red hidráulica para arrojar sobre este yacimiento leonés todo el agua a presión requirió, mediante trabajo humano, 1,75 millones de metros cúbicos de materiales rocosos y un recorrido de 600.000 metros.



Vista panorámica de Las Médulas desde el mirador de Orellán
Vista panorámica de Las Médulas desde el mirador de Orellán

El mantenimiento de estos puestos mineros necesitaba, además, la movilización de destacamentos militares para vigilar a los mineros y defender posiciones consideradas estratégicas. Al igual que la presencia de ingenieros militares para planear las obras hidráulicas y la excavación de túneles. Y es que no era moco de pavo lo que Roma se jugaba en las minas hispánicas. La explotación de los recursos mineros se realizó con intensidad sobre todo en el Noroeste de la Hispania peninsular desde el siglo I hasta el III d.C. Solo en esta región, F.J Sánchez Palencia calcula que los romanos obtuvieron 23.000 kilogramos de oro y removieron 680.000.000 metros cúbicos de hierro.
Como afirma José María Blázquez en su trabajo «El Impacto de la Hispania romana en la economía del imperio romano», la cifra del oro extraído en el noroeste (Asturias, Galicia, Lusitania) en tiempos del emperador Vespasiano representaría entre el 6% y el 7,5% de los ingresos del Estado. En el Imperio romano únicamente las minas de Dacia, conquistadas más tarde por Trajano, podían competir con los yacimientos astures.
Sin embargo, a partir del siglo III los principales yacimientos fueron agotándose. Las minas de Carthago Novo estaban ya exhaustas a comienzos del Imperio, al igual que las de Sierra Morena a finales del siglo II. Asimismo, la crisis económica iniciada en tiempos de Cómodo hizo que las minas de oro del Noroeste también perdieran su rentabilidad hasta agotarse a partir del año 235.

Una riqueza mineral sin igual

No solo de oro vivía Hispania. Después del dorado elemento el mineral más apreciado era la plata. «En casi todas las provincias se encuentra plata, pero la más bella es la de Hispania. La plata se halla también en terrenos estériles y hasta en las montañas; allí donde surge una veta se encuentra otra no lejos de ella», explica Plinio también en su obra «Historia natural» sobre la abundancia y calidad de la plata española. La mayoría de estos pozos se explotaban ya desde tiempos de Aníbal Barca y algunos estaban al borde de terminarse. La actual Córdoba era la más fértil en plata y calcopirita con 57 yacimientos, lo que suponía el 46% de los yacimientos conocidos de Roma. Este mismo territorio también era rico en cobre, llamado Mariano o también cordubense, de gran calidad y demanda en Roma.
Una vez limpiada la arena, el material era tostado en hornos para que adquiriera el característico color blanco de este plomo
El plomo blanco también era muy apreciado desde tiempos de Troya, según testimonio de Homero, y arrastraba una curiosa leyenda. Según ciertas fábulas griegas se extraía de ciertas islas del Mar Atlántico y se transportaba en embarcaciones de mimbre y cuero hasta la Península ibérica. No en vano, hoy se sabe que en verdad se encontraban en Lusitania y la Gallaecia en las arenas negras, mezclado con guijarros, que se amontonan en lechos torrenciales secos. Una vez limpiada la arena, el material era tostado en hornos para que adquiriera su característico color blanco. Las hetairas griegas empleaban este material como mascarilla para tener una tez de color blanquecino. En contraste, el plomo negro era abundante en Cantabria y en las Islas Baleares y se usaba para la fabricación de tubos y láminas. El estaño era rico en Galicia.
En suma, la riqueza y variedad de minerales que se daba en Hispania no se daba en ningún otro rincón del Mundo Antiguo, pues a todos los minerales mencionados había que sumar esmeraldas, cristales, crisocollas (empleada en tintorería), el sori (a modo de pomada para los ojos), calcantos, carbúnculos, chryselectrum (una piedra preciosa parecida al ámbar), piedras imán, piedras especulares (usada como vidrio).

ABC